Discurso pronunciado por Ramón Xirau en la entrega del Premio Alfonso Reyes 1989 y rescatado por la serie discográfica Voz viva de México en un disco dedicado al poeta y filósofo, en 1996.

    Other
    Full Link
    Short Link (Twitter)