A veces te siento tan burguesa,/tan poquita —tan poquita cosa—/mas de la noche el intenso vértigo/se adueña de tu alma, de tu piel.//A veces, tan rubia te deseo,/como rubio el sueño adolescente/que anhela pureza y fantasía/—rincones distantes del ayer—/dulce refugio de la montaña/marcado por el ángel maldito/con necios perfumes del delirio/que se aposentan donde las horas/deslumbrantes, ¡ay!, de mi fortuna.//Soy cadáver frío sin mis sueños,/los sueños dorados de tu pelo.

Fondo musical: Joseph Haydn. Partita en Si Bemol Mayor, Hob. XVI:2. II. Largo. Stefano Ligoratti.

Fotografía: Flor García Rufino.

    Audiobook
    • 150 bpm
    • Key: Cm

    Full Link
    Short Link (Twitter)