Dios tiene una meta última y definitiva: bendecir a las naciones según la promesa.

¿Cómo logrará su meta? Mediante una comunidad que ande por sus caminos y enseñe a andar sobre ellos.
¿Cómo surge esta comunidad? Por la elección de Abraham, modelo de fe y obediencia.
¿Para qué eligió a Abraham? Para formar un pueblo que se comprometa a andar en sus caminos.
¿Con qué propósito debe vivir así este pueblo? Para que todas las naciones sean bendecidas.

Este contrato tiene las especificaciones de como Dios está logrando su cometido: a través de un pueblo comprometido con sus caminos. Un pueblo apartado, distinto, o bíblicamente, un pueblo santo. Este pueblo recibió ese contrato que le da propósito, causa y objeto a la relación. Sin atener a esas clausulas, sin aprender la ley y deleitarnos en ella, simplemente no podemos llamarnos iglesia de Dios.
Serie: Iglesia Esencial

Tema: 5. El contrato
Texto: Génesis 18.18-19; Deuteronomio 10.11-22.
Expositor: Ps. Jonthan García
facebook.com/CDOranchonuevo
Video completo: youtube.com/watch?v=Qo2yp9DodJA

Translate this for me

    Spiritual
    • 91 bpm
    • Key: Bm
    • Guadalajara, México
    Full Link
    Short Link (Twitter)
    Download Video Preview for sharing